miércoles, 25 de febrero de 2009

Coherencia socialista


El artículo de Ruiz Soroa, Curioso consenso, citado aquí el viernes 20, no ha pasado inadvertido. Hoy El Correo publica juntas dos cartas al director, las dos de Guecho: Política lingüística, de Pedro Iñarritu Sainz de Baranda, y En el programa, que firma Alejandro Sota Aira.

Ambas son favorables, pero la segunda con esta reserva:

Me ha extrañado el reproche que hace a los socialistas vascos: «Y que al socialismo vasco le parezca perfecto». Inmediatamente hice lo que yo le habría recomendado al autor, ir al programa electoral del PSE, a su web. Creo que se habría llevado una agradable sorpresa al comprobar la manera responsable y seria con que está tratado el tema lingüístico. Habría leído algo que contradice su reproche, como por ejemplo: «Modificaremos la normativa por la que se rige el Consejo Asesor del Euskera para que, con denominación diferente, se dé en él cabida a representantes cualificados del ámbito castellanohablante y del euskaldun». También habría leído: «un Consejo que queremos dé entrada, también, a monolingües, dado que la mayor parte de la planificación de sus políticas se refiere a éstos». También algo como «nunca con políticas de carácter impositivo que conlleven el arrinconamiento de los ciudadanos vascos que se expresen únicamente en castellano»; o que «nadie podrá ser discriminado por razón de lengua»; o «especialmente no debe convertirse el euskera en un elemento que impida el acceso a un puesto de trabajo». Los socialistas vascos no se merecen el reproche que el autor les hace.


Señor Sota: Si eso dice el Programa Socialista –y no lo pongo en tela de juicio–, habría que explicar, entonces, por qué los eurodiputados socialistas se han unido a los nacionalistas, en contra de los populares (PP), para tumbar una propuesta europea sobre lenguas minoritarias, porque en la misma se defiende el derecho de las familias a elegir lengua vehicular para la enseñanza de sus hijos.

Lea usted, si no ha tenido ocasión de hacerlo, lo que publicaba El Correo (18 de febrero), hace una semana solamente:

La comisión de Cultura del Parlamento europeo aprobó ayer un informe de iniciativa propia en el que exige que se respeten los derechos de los padres y de los estudiantes a la hora de escoger una lengua vehicular para la enseñanza cuando coexistan en el país varios idiomas oficiales.

El documento es obra de un ponente popular portugués, Vasco Graça Moura, pero su compañero de formación política, Luís Herrero -expulsado de Venezuela por Chavez esta semana pasada-, consiguió endurecerlo más con una enmienda en la que se especifica «el error de promover una lengua a costa de los derechos de los hablantes de otra, o a través de cualquier forma de coacción o discriminación que los ignore o los lesione».

Herrero, además, introdujo otras mociones en el informe, como una que valora especialmente la enseñanza en la lengua materna, de manera que «ningún escolar podrá ser privado de la enseñanza en la lengua oficial del Estado». Otra más reclama garantías de plena interacción de las lenguas, «en especial en los ámbitos relativos a las personas de edad avanzada y en los sectores de la justicia, la sanidad, la administración y el empleo».


(Ver también 'Blog de Santiago González', aquí y aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada