jueves, 22 de marzo de 2012

El ombligo de Adán




El ombligo de Adán y el de Eva, para ser más exactos. Y más correctos.
 El otro día Santiago González escribía en su Blog:

«Hemos pasado de odiar el franquismo a llamar ‘franquista’ a todo lo que odiamos.»

A lo que puse esta glosa:

«Con el ‘fascismo’ pasa igual. Los nacionalistas periféricos deberían mirarse más al espejo y menos al ombligo.»

A los diez minutos, el remero Euskalmeteco muy amablemente me hacía este recordatorio:

«Estimado Belosticalle, creo que se denomina onfaloscopía
quizá merezca un estudio erudito de los suyos.»

Respondí que, tanto como un estudio, no tengo hecho ninguno,  ni siquiera erudito, pero que la onfaloscopia no era extraña a mi bitácora

«¿Por qué somos el pueblo más onfalóscopo del planeta? Una vez más, Caro Baroja tenía razón.
(¿Qué qué quiere decir onfalóscopo? El que practica la onfaloscopia. La palabra lo dice: del griego ómfalos, ombligo, y skopein, observar. Podríamos anteponer el prefijo auto-, para indicar que el ombligo que contemplamos los vascos con fruición y embeleso es el nuestro propio. Preocupante.)»

Euskalmeteco me remitía a cierto “Word_log: Diccionario  Desenfadado de Neologismos y otras Entidades Lexicográficas”. Una posada tentadora en principio, pero que sólo aguantó un par de meses de 2006, hace una eternidad.
Allí un BelAtreides/Xavier Roig escribía:

«ONFALOSCOPIA: [del gr. omphalos (ombligo) y scopia (acción de ver)] f. Arte o manía de contemplarse el ombligo, en sentido figurado y/o (¿por qué no?) literal. 
[…]
No encuentro en el DRAE términos con la preformante ónfalo u ómfalo, lo cual es empobrecedor. El inglés cuenta cuando menos con omphalism (centralización en el gobierno [sic]), omphalic

No puedo estar más de acuerdo: la Real Academia Española debería desenvararse más para lo bueno, a ejemplo de la soltura anglosajona. Por algo la lengua inglesa no goza ni padece de Academia propia, bastándole con tener buenos hablantes y escritores cultísimos que la manejan a la perfección.

Ombligo y razón suficiente
A todo esto, yo venía a poner hoy la primera piedra del estudio sugerido. Y tomando como siempre suelo las cosas ab ovo, desde el principio, debo empezar por los Primeros Padres.
Si la onfaloscopia es un defecto o vicio, de algún modo tiene que estar ligado al pecado original. Somos concupiscentes, soberbios, envidiosos etc. porque Adán lo fue primero. Ahora bien, ni como vicio ni como virtud o hábito indiferente, ¿pudo el primer Hombre contemplarse su propia cicatriz umbilical? ¿Acaso Adán y Eva gastaron ombligo?
Si se averiguara que la primera pareja fueron dos tripas lisas carentes de ombligo, el corolario sería que la onfaloscopia no es pecado. Aunque sólo fuese por ese alivio de conciencia, vale la pena estudiarlo.
Dejando de lado bibliografía moderna, tipo Adam’s Navel, de Michael Sims (2003), el gran paleontólogo y erudito Stephen Jay Gould exhumó un viejo libro escrito en 1857 por un naturalista de lo más obtuso, Philip H. Gosse; libro titulado precisamente Omphalos. ¿El Ombligo? Sí, pero no. El título completo es Omphalos: Un intento de soltar el nudo geológico. He ahí el ‘nudo’, el ombligo como nudo gordiano, que Gosse va a cortar, más que desatar.
¿Y qué pinta el ombligo en un libro de paleontología y geología? Razonable pregunta. La tesis del libro, en caricatura de Gould, es que «Dios puso los fósiles en las rocas para engañar a los geólogos». Ellos ven los estratos, con sus correspondientes fósiles, y la lógica humana les hace ver evolución donde no la hay, porque Dios hizo el mundo ‘como si’, imitando una evolución de formas, aunque todas las creó al mismo tiempo.
Y ahí entra en juego el ombligo de Adán. Dos veces (pp. 89-90 y p. 334) lo pone como ejemplo de su ‘evolución instantánea’: Dios formó al primer hombre como adulto, pero con todas las trazas del desarrollo propio de su especie. Por tanto, incluyendo la cicatriz umbilical, testimonio de una vida fetal digamos implícita. (Es lo que él bautiza procronismo, acto previo a la temporalidad propiamente dicha o diacronismo.)
Gosse, en vez de hacer como que demuestra lo que sólo afirma, con igual o mayor razón pudo argüir que Adán tuvo ombligo porque así lo pintaron siempre los mejores artistas, trabajando para gentes de Iglesia. Y en efecto, cita largamente al clásico médico inglés Sir Thomas Browne, que en su divertida miscelánea Pseudodoxia Epidemica (1646), hablando de pinturas, tocó el tema umbilical y pictórico, para defender lo contrario que Gosse: Rafael, Miguel Ángel y demás erraron pintando a los Primeros Padres con un aditamento impropio de la sabiduría de Dios, que no hace cosas inútiles ni superfluas. (¡Ya! ¿y las tetillas varoniles, Sir Thomas?). Ya en otra obra anterior, la célebre Religio Medici (1634), el autor se había referido a Adán como «el hombre sin ombligo». [1]
Según eso, arrojado el nuevo hueso a la palestra científica, los mastines del pensamiento se dividieron como siempre en dos bandos a muerte: umbilicistas y antiumbilicistas (de umbilicus, ombligo en latín): partidarios los unos del ombligo universal, y los contrarios haciendo excepción de tal accidente en el Protoplasto y su Costilla.
Pero como es sabido, los humanos casi siempre se unen ‘contra’ algo. Lo que quiere decir que los umbilicistas, a su vez, se dividieron en escuelas rivales:
1. Umbilicistas radicales. Para éstos, Adán gastó ombligo desde que fue formado, cuando el Divino Alfarero dio el último toque a su obra imprimiéndole el pulgar en el abdomen; y lo mismo a Eva. A su imagen y semejanza. (Lo cual, de paso, implica que el propio Dios tiene ombligo. Y por la misma lógica, que Él es hermafrodita, porque «a semejanza de Dios le creó, macho y hembra».)
2. Umbilicistas moderados. Formado Adán sin ombligo, y lo mismo Eva, la primera pareja lo adquirió como estigma de su pecado; bien en el instante mismo de la caída (co-umbilicistas), o bien como maldición posterior (post-umbilicistas). Los primeros (también llamados umbilicistas simultáneos) arguyen incluso que cuando el Génesis habla de que Adán y Eva «se dieron cuenta de su desnudez», se refería a dicha neoplasia abdominal, pues la desnudez genital ya la conocían.
 En definitiva, el cuadro de opiniones quedaría así:


 Vemos, pues, que el debate no es nuevo, aunque tampoco puedo precisar desde cuándo los intelectuales se picaron de esa sutileza. En toda la Patrología no he tenido suerte de ver ni rastro del problema.
Sólo como curiosidad: san Jerónimo, en carta a su amiga y alumna la joven Eustoquio, le explica que la Biblia usa eufemismos diferentes para nombrar los genitales. Así ombligo en algunos textos sería el sexo de la mujer, como polo de atracción sexual. Allá los psicoanalistas. [2]
       Tampoco en el Talmud veo nada. Consulto el ‘Preuss’, por supuesto. Si calla, es que no hay nada que contar. Pero tampoco nos vamos de vacío, veamos:

1. Muy importante: el hebreo bíblico distingue entre el ombligo anatómico (shor) y el ombligo como centro de algo ( abbur), ‘ombligo del país’, ‘Bilbao, ombligo del mundo’. [3]

2. En el Abboth de Rabí Nathán hay un texto que alinea este sabio entre los umbilicistas. Comparando macrocosmos y microcosmos –el Mundo con sus componentes y el cuerpo de Adán– dice que las depresiones y concavidades terrestres tienen su correspondencia en el ombligo del primer Hombre. [4]

3. Esto indica que la forma ‘normal’ de ombligo humano es la cóncava. De ahí que los poetas judíos en desvarío amoroso, al llegarle su turno al ombligo de la mujer amada, «lo comparan a una botella de vino» (¡?) [5]

 Tomadura de pelo
        No hace mucho, a propósito de los niños ‘Cambiazos’, me refería aquí mismo a disertaciones académicas de los siglos XVII-XVIII, a menudo sobre temas  esotéricos, truculentos, humorísticos y en todo caso divertidos; como eso mismo del trueco de bebés, las estatuas parlantes o las travesuras de los duendes mineros.
       No he visto ninguna a nuestro propósito. El único impreso que en principio tomé por una de esas tesis me ha salido rana. Christian Reinhards fue médico y jurista germano-polaco, que con el tiempo será abogado de Corte en el Principado de Sagan, en Schlessen. De momento, en agosto de 1731, escribe en Camenz (Polonia), Investigación de la cuestión: ¿Si nuestros Primeros Padres Adán y Eva tuvieron ombligo? [6].  

        Con ese título, me figuré que me daría el trabajo hecho. Nada de nada. Es un simple panfleto de 20 páginas  sin la menor gracia, resumiendo conocimientos anatómicos, más algún consejo de higiene puerperal. El título es sólo un gancho. Ya mosquea el autor cuando advierte al principio que «si alguien piensa que bromeo, sepa que no me voy a enfadar por ello».
       Para él, los inquilinos del Paraíso fueron anónfalos, sin ombligo, ya que tampoco tuvieron cordón umbilical. Él da su opinión sin acritud, allá cada uno, pues no piensa enredarse «en otra Guerra de los Cien Años», ni perder tiempo en algo tan claro, así le quemen como a hereje: «¡Al infierno! Hinab zur Höll, hinab zum Satanas!»
       La conclusión es desoladora: el primer hombre que estrenó ombligo fue Caín. Así lo recuerda el impresor del panfleto en unos versos estrambóticos, de intención moralizante. Una tomadura de pelo.


       El caso de Eva

       Llama la atención que, en un problema donde lo estético y lo erótico pesan tanto o más que lo teológico, todos mis sesudos varones miran al ombligo de Adán, y ni uno repara en Eva. Se comportan como unos antiguos, dando por supuesto que la mujer corre la suerte del marido.

       Si me es lícito opinar –y sin que salga de la pantalla de este blog–aun admitiendo que Adán no necesitó el ombligo para nada, de doña Eva no me atrevo a decir lo mismo.

       Desde mi mesa de trabajo, mirando por encima del ordenador, en la pared de enfrente tengo colgado un díptico de la Primera Pareja, según Durero. Eva sin el ombliguito queda horrorosa. Y si un pobre mortal como yo es capaz de apreciarlo, mucho más el Creador. A la Sabiduría infinita no se les ocultaba lo humillante que habría sido para la Madre común carecer de ese toque y acabado que hace el orgullo de sus hijas. Conociendo además la condición femenina, bien sabía Dios que, de no darle un ombligo a Eva, ella misma se lo habría pintado en el punto exacto, sin titubeos, como quien se pinta un lunar.

       Y aquí cumplo, aquí me planto; como el autor de mi panfleto:

       Und bis dahin geht unsre Plifcht,
       Und weiter nicht.

_________________________
[1] Pseud. epid., 5, 5; ed. S. Wilkin, London, 1835, vol. 3, pp. 99 y s.
[2] Epist. 22, 11; PL 22: 401. A la inteligente hija de santa Paula debió de parecerle edificante y muy interesante.
[3] Cfr. Ezequiel 38:12. En esta acepción hablé del ónfalo de Delfos, a propósito de ‘Oráculos’
[4] ‘Abboth R. Nathan. A, cap. 31.
[5] Julius Preuss, Biblical and Talmudic Medicine. J. Aronson, 1994, p. 59.
[6] Christian Tobias Ephraim, Untersuchung der Frage : Ob unsere ersten Urältern, Adam und Eva, einen Nabel gehabt? S. l. (Camenz), 1731, x + 20 pp.



14 comentarios:

  1. Deber muy bien cumplido, Don Belos, y muy amenamente...

    ResponderEliminar
  2. Sesudo y divertido ensayo. Pero nuestra sociedad actual se muestra mucho más prosaica. He tecleado ‘ombligo’ en Google y me ha aparecido un desplegable que recoge, supongo, las inquietudes más corrientes sobre el asunto. Son estas: ombligo embarazo; ombligo en inglés, ombligo bebe; ombligo supura; ombligo huele mal; ombligo rojo; ombligo irritado; ombligo del mundo; ombligo infectado. En concreto, la quinta sugerencia es completamente descorazonadora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho. En relación al conjunto de la realidad, la belleza es un bien escaso. Extraer y concentrar lo que hay de inteligente, de divertido, memorable etc. es tan laborioso como beneficiar oro y plata.

      Nuestras inquietudes de espíritu son en realidad algo anormal y en cierta manera patológico, una drogadicción que nos hace viajar a nuestros paraísos artificiales.

      A menudo las cosas se ven muy distintas, según el humor. Sólo eso explica que una misma planta pueda llamarse ombligo de Venus y oreja de monje, ¡pero vamos...!

      Eliminar
  3. Sensacional análisis del umbilicismo, tan cabal como esclarecedor; y el cuadro que nos brinda es impagable: por fin un esquema claro para comprender y ubicar corrientes y tendencias en la construcción nacional. Esto de la "construcción nacional" es lo único que recuerdo de un texto que leí ayer escrito por el intelectual Zallo en el periódico Deia ("Gure omphalosen deia"). Me acordé mucho de usted al leerlo, porque dialogaba (es un decir) con sus entradas (de usted) recientes y porque Mr. Zallo evocaba el género aforístico (más propiamente la sentencia, qué palabra tan ambigua) para presentarse, como incluyéndose en la tradición de los enunciados sapienciales (quizá un poquito atacado de omphalomodestia, en todo caso es casi seguro que el Eclesiastés no lo ha leído, o se le ha olvidado o no ha entendido).
    Una cosa más. Cada vez que hay fúmbol, Elefanta de Guerra (y siempre, siempre servidora de usted), se pone la camiseta de la RAE (que soy hincha, vamos). O sea, que oigo RAE y se me yergue el castillo de la espalda. Porque aunque tenemos un diccionario que ciertamente no es para enseñar a las visitas, su Adán y Eva, el de Autoridades (1713-1726), es una preciosa joya de la que podemos enorgullecernos. Por otro lado, no menos satisfechos debemos estar de la Nueva Gramática que acaban de parir la RAE y la Asociación de Academias (tres gallardos volúmenes, 2009-2011, bien actualizados en cuanto a los conceptos teóricos y maravillosamente descriptivos de la inmensa riqueza de nuestra lengua), y esperamos mucho del proyecto de diccionario histórico con sus trabajos en curso. También son grandes las ilusiones puestas en la nueva edición del usual (la 23ª), un descomunal reto, para el que, no obstante, sin duda la institución está hoy perfectamente preparada. (¡Ingleeses!, ¡queda mucho partidoo!). En www.rae.es se puede acceder al corpus documental que sirve de sustento a las innovaciones y reformas de la nueva edición, el CREA (Corpus de Referencia del Español Actual). Es verdad que no aparece omphaloscopia, sí en cambio el cultismo omphalos (aparece 16 veces en 6 documentos de los incorporados a dicho corpus). Desde Autoridades, el espíritu de la Academia está, en general, gobernado por la cautela y cierto ánimo legalista en cuanto al afán de ratificar las palabras que existen más como hechos constatados por el uso que como posibilidades del idioma. Estoy con usted en que ofrecen en general una imagen empobrecida y timorata o envarada, como bien dice, del léxico español. Pero los buenos hablantes y excelentes escritores y amantes y conocedores de la lengua son los que de verdad la hacen, aquí igual que en el mundo en inglés: querido Belosticalle, el español no es el DRAE, ¡el español es usted!
    Pero repito (y termino, que va a venir Árbitro y me va a arrear un coscorrón a medida), hoy menos que nunca: la RAE no nos sobra. Acaba de abrir una tribuna a la sociedad (¡por fin!), llamada BILRAE (Boletín de Información Lingüística de la RAE; en www.rae.es) y la ha inaugurado con un texto impecable e imprescindible sobre las sedicentes guías para el uso no sexista de la lengua (umbilicismo de género). (¿Hay partido o no hay partido?).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le he visto al Zallo hecho un Lutero, clavando sus 25 tesis en el ombligo del periodismo galáctico.

      Nos tratamos algo, hace tanto que ni me acuerdo. Ya sé que él no me lee. Desde luego, de este blog no ha plagiado ni media línea, y si yo tuviese manía persecutoria pensaría que escribe sólo por llevarme la contraria. (¡Cuánta variedad de pepinos cría tu huerta, Euskadi maitia!)

      Eliminar
  4. Pues no sé a qué partido acogerme, pero estoy completamente de acuerdo con la conclusión sobre la indefectibilidad del ombligo en el prototipo femenino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí, Carlota? Aunque estaba moralmente seguro de su siempre certero juicio, no sabe cuánto me alegra que lo diga.

      Hay cosas que fuerzan el argumento ontológico (o de san Anselmo): lo necesario es imprescindible, y además tiene que ser.

      Eliminar
  5. .
    La onfaloscopia se cura viajando a otros ombligos.

    ResponderEliminar
  6. Luigi –disculpe la mayúscula, es el corrector automático que se me subleva–, luigi (ahora sí), qué lujo tenerle por aquí.

    Y qué gran lema el suyo, déjeme pensar: una gran agencia internacional de viajes especializada en el turismo umbilical… onfalotaxidiótica, dicho brevemente a su manera.

    La Onfalotaxidiótica de Narcisos, ¿hace?

    ResponderEliminar
  7. .
    Hecho.

    El lujo, Belosticalle, es poder visitar su casa. Ése, y ver elevada la minúscula a capitular.

    ResponderEliminar
  8. Jopé, qué lío, D. luigi. Entonces ¿los curas viajan con ombligos ajenos?. Y para rematar la faena el maestro Belos nos propone un trabalenguas que a ver cómo me la desenrrosco yo ahora del colmillo derecho.

    ResponderEliminar
  9. D.BELO, en nuestro jardín de las Delicias, a ambos lados de la catarata del lago, en su modalidad rastrera, recuerde que plantamos ombligos de Venus (hydrocotyle vulgaris)...florecerán un poco antes que lo hagan las nubes de Cosmias, que tan vistosas han quedado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado aguardando instrucciones. Ahora que las tengo, y bien precisas, ya podemos dar paso a nueva entrada.

      Eliminar